Luchar por el Anarcosindicalismo

Luchar por el Anarcosindicalismo
Entrevista con la Secretaria General de la AIT

Compañera, ¿nos puedes hablar sobre la situación actual de la AIT y las luchas de las Secciones? Sabemos que, recientemente, hubo acciones de solidaridad en favor de ZSP, que está luchando en la Oficina de Correos.

En primer lugar, gracias a les compañeres que mostraron su solidaridad. Fue muy importante para nosotres y presentó el concepto de solidaridad internacional para algunes compañeres por primera vez.

En este momento, en la AIT, vemos mucho trabajo en la base y trabajo internacional para avanzar y presentar nuestras ideas y nuestra lucha en nuevas áreas del planeta. Como la AIT es una organización internacional y es federalista, hay cierta diversidad entre las organizaciones. Ello significa que nuestras Secciones cuentan con oportunidades y retos diferentes y algunas están en diferentes fases de desarrollo. Aunque la mayoría está implicada en luchas en centros de trabajo o comunitarias.

Algunas Secciones han estado enfrentándose con regularidad a problemas en centros de trabajo en campos en los que otros sindicatos no han estado activos, particularmente entre les trabajadors precaries debido a que éste es un campo en el que normalmente no se interesan los sindicatos de la corriente mayoritaria. Podemos ver muchos enfrentamientos en centros de trabajo tales como restaurantes o cafés, en lugares tales como el Reino Unido, España, Australia, Polonia, Eslovaquia o Serbia. Algunas de las Secciones, como SolFed, están teniendo unas campañas continuadas de bastante éxito que son muy conocidas y efectivas y, en Australia, les compañeres han estado llevando a cabo un trabajo muy bueno activando a les trabajadors inmigrantes, que normalmente se enfrentan a muchos retos a la hora de defender sus derechos. Y ZSP hace muchos años que se convirtió en el primer sindicato de su país en organizarse en las empresas de trabajo temporal y en luchar contra los muchos abusos que encontró en ellas.

No obstante, como mencioné, las Secciones se encuentran en situaciones distintas, en realidades distintas. ZSP coordinó una movilización masiva de les trabajadors postales el año pasado, con miles de personas en las calles. Quizás en algunos países les trabajadors tienden a protestar más pero, en nuestro país, nunca se había oído hablar de una movilización masiva coordinada fuera de los sindicatos mayoritarios a tal escala. Fue la primera vez y realmente asustó tanto a Correos como a los sindicatos mayoritarios, que gustan de mantener a les trabajadors bajo control. Y les trabajadors hablaron de una huelga nacional y organizaron algunas acciones locales de tipo “huelga” -por ejemplo, grupos de trabajadors de baja por enfermedad. Pero despidieron a algunes compañeres por esta actividad.

¿Qué pasó? ¿serán readmitides?

Como ya he dicho, en las Secciones de la AIT trabajamos en realidades diferentes. En algunos países, une trabajadore que es despedide ilegalmente puede obtener una buena compensación, a través de la acción directa o a nivel legal. En nuestro país, los juzgados apoyan principalmente los intereses del capitalismo y la propiedad privada y les trabajadors no tienen muchas posibilidades de obtener justicia en los juzgados. Cuando hemos contado con un buen grupo de gente comprometida sobre el terreno, se han conseguido triunfos por medio de la acción directa. Un ejemplo de esto fue nuestro sindicato de limpiadors del Hospital de Belchatow, que consiguieron volver a sus empleos tras meses de lucha. Se trató de una huelga muy única en Polonia, una huelga que mostró las posibilidades de la acción directa y fue también el resultado de una rara combinación de factores. En esa situación, un grupo de personas perdieron su trabajo al mismo tiempo pero, en Correos, se trataba de personas individuales de diferentes ciudades. Algunes trabajadors asumieron riesgos de represión al apoyar a estas personas. En términos de derechos legales, no obstante, podemos hablar de nuestro compañero de cerca de Varsovia, que fue despedido hace un año y tiene un juicio para ser readmitido. Aún no ha comenzado y tiene fecha señalada para el juicio para noviembre de este año.

En otras palabras, el sistema legal defiende a les empresaries y es inútil para les trabajadors

Casi inútil, si. Para nosotros, es un gran argumento a la hora de elegir la acción directa. No obstante, ésta aún no es muy popular entre les trabajadors, que están acostumbrades a los modelos de los sindicatos mayoritarios donde pagas cuotas y les abogades y les activistas profesionales lo hacen todo por ti. Y este modelo ha destruido la militancia en gran medida.

Mencionaste el trabajo internacional de la AIT. Hemos visto movilizaciones en países nuevos

Si. Estamos muy emocionades con esto. En el Congreso de 2013 acordamos intentar establecer contactos en Asia y este trabajo ha dado algunos frutos. Vemos organizaciones nuevas en formación y que intentan hacer algo y la mayoría ya se han integrado en nuestra Internacional de una manera u otra. Esperamos que varias organizaciones nuevas soliciten hacerse Secciones o Amigos en el próximo Congreso. Esto me alegra mucho porque, personalmente, creo que el movimiento ha sido demasiado eurocéntrico.

¿Qué dificultados pueden encontrar estes compañeres a la hora de organizarse y cómo puede darles apoyo la AIT?

Organizarse en algunos lugares puede ser difícil, hay muchas barreras represivas. Les compañeres de Singapur se han enfrentado a la represión y en Filipinas hay leyes contrarias a trabajar con organizaciones internacionales. Hablamos con estas personas, especialmente lo hicieron les compañeres de la región, de Australia, e intentamos animarlos. En algunos casos, no podemos hablar de apoyo en absoluto a nivel público. En otros, podemos hacer muchas cosas. Por ejemplo, cuando a veces les compañeres piden libros y cuando se hacen activos o piden acciones de solidaridad. A veces simplemente el apoyo moral es muy importante para les nueves compañeres, así como el compartir algunas experiencias.

También mencionaste luchas comunitarias. Hubo una presentación muy interesante en Belgrado el año pasado.

Si. Les compañeres de ASI y de SolFed se han implicado en la organización de inquilines. Esto es algo que llevamos más tiempo haciendo en Polonia y elles querían que compartiéramos nuestras experiencias. Es importante saber que, si te organizas y te mantienes firme ante algo, puedes conseguir cosas y en nuestro caso conseguimos un gran impacto en estos asuntos. Por supuesto siempre existen especificidades que pueden influir en el nivel de éxito. La organización de inquilines, como la organización de trabajadors, es un elemento de la lucha de clases en el que la gente puede organizarse en un tema horizontal y alcanzar victorias y beneficios concretos. Si se hace un abordaje correcto, estos movimientos pueden convertirse en parte integrante de un movimiento más amplio en favor de los ideales libertarios y de la gestión comunitaria. En nuestro caso, pensamos que conseguimos socavar los ideales de la propiedad privada que se habían vuelto sagrados durante la transformación anti socialista.

¿Estás diciendo que las organizaciones comunitarias pueden integrarse en una lucha mayor?

Si, eso es exactamente lo que estoy diciendo. Sin embargo, tienes que mirar las cosas desde cierta perspectiva y llevar a cabo un montón de trabajo en términos de aclarar estas ideas. No siempre es fácil, especialmente en lugares donde las ideas o las formas de organización libertarias no son ampliamente conocidas. Uno de los problemas a los que puedes enfrentarte es que cuando tratas con una comunidad más grande que se ve atraída por algunas luchas concretas, no por la ideología, inevitablemente vas a ser confrontade por aquellos que quieren utilizar diferentes tácticas. Por ejemplo, nuestro movimiento de inquilines es muy conocido, así que atrae a diferentes tipos de personas, algunas con sus propias ideas para transformarlo. Recientemente tuvimos un problema con alguien que quería convertirlo en una organización de servicios más profesional pero no es ahí donde nosotres queríamos ir. Un par de personas apoyaron esta corriente, no obstante, lo que nos mostró que por estar siempre tan enfocados en vencer en determinadas luchas, quizá no hablamos lo suficiente sobre las ideas con las personas que se nos sumaron. O quizás simplemente no conseguimos convencerlas. En cualquier caso, nos vimos enfrentados a alguien que trabajaba en pro de un modelo que produciría “expertos” que servirían y salvarían a la gente, cuando lo que nosotres queremos es un modelo en el que la gente pueda hacerse cargo de sus propios asuntos y actuar en solidaridad mutua con otres, evitando los modelos de organización de servicios y cualesquiera pasos hacia la profesionalización del movimiento. Consideramos que este tipo de tendencia es problemática y, desafortunadamente, podemos ver que puede ocurrir en organizaciones que se inician como anarcosindicalistas. Si una organización consigue cierto éxito, puede atraer a gente que tienen visiones y motivaciones ligeramente diferentes y caer en este modelo que es, bastante francamente, un modelo más fácil de implementar que aquel del que hablamos.

Así pasó en la AIT.

Si, de alguna manera. Definitivamente veo que esto ocurrió en España y que llevó a problemas internos y creó una deriva a nivel internacional.

Hubo una escisión en la AIT ¿puedes decirnos algo al respecto?

Esta es una historia muy larga y, desafortunadamente, se ha contado mal muchas veces. Creo que algunas personas quieren dejar una versión de los asuntos muy precisa y fácil-de-entender, pero es el resultado de años de sucesos en diferentes organizaciones, así como producto de las modas y tendencias sociales en el seno de los movimientos.

Algunas Secciones comenzaron a cultivar ideas diferentes, especialmente en términos de tácticas y de la estructura interna de sus organizaciones. La afiliación de estas organizaciones también cambió. Diría que hubo una larga influencia tanto de gente que estaba interesada en la lucha de clases pero que era también más flexible en cuestiones de cómo llevarlo, así como de gente con visiones políticas bastante distintas. Incluso parte de les anarquistes se trasladaron a posiciones diferentes.

Decayeron muchas cosas, lo que eventualmente condujo a una escisión. Aquí, podría querer señalar lo que oí decir desde la otra parte. Las cosas definitivamente habrían sido mejores de haber decidido limitarse a discutir temas de más envergadura. Ostensiblemente, las organizaciones que se escindieron de la AIT quieren presentar una versión simplificada de los acontecimientos en la que elles no tienen arte ni parte. Se limitan a repetir que elles son grandes y actives y el resto no lo son. Utilizan un montón de afirmaciones no veraces, presentando a todo el mundo como si fueran grupúsculos de 5 o 10 personas cuyos principales atributos están poniendo trabas de algún tipo al anarcosindicalismo y “controlando” a les demás.

Hay diferentes organizaciones en la AIT y está abierta a todes les compañeres que quieran construir organizaciones anarcosindicalistas y luchar por una sociedad libertaria. Siempre ha ocurrido que ha habido una enorme diversidad en el tamaño y las posibilidades de las Secciones, un par de ellas se enfrentan a retos para sacar adelante su actividad. Es una pena -pero es una realidad del mundo en que vivimos. Pero cuando miramos a los asuntos, vemos que la Sección más pequeña que tenemos realmente intenta hacer cosas concretas e intenta irse construyendo. Ya ha vencido en algunos pequeños conflictos. También ha estado muy activa en la AIT de una manera positiva, de una manera que no se han portado Secciones mayores. Por ejemplo, intenta desarrollar y anima a compartir experiencias y formación en la AIT, para poder desarrollar las actividades de las Secciones más pequeñas, que es algo que los “chicos grandes” nunca hicieron. Los “sindicatos grandes”, en cambio, adoptaron una posición que yo, personalmente, encuentro muy negativa. Culpar a las organizaciones más pequeñas, estigmatizarlas y afirmar que no deberían tener voz o ni siquiera estar en la AIT. Es estúpido porque estas Secciones menores eran las que hacían habitualmente la mayor parte del trabajo en el seno de la Federación. Años de logística, administración, solidaridad, traducciones -todo el funcionamiento cotidiano y lo que algunos llamarían trabajo duro. Así que siempre hubo cierta simbiosis y la gente podía encontrar un lugar en el trabajo colectivo. Para mí es un concepto anarquista el que la gente contribuya en la medida que pueda, según sus posibilidades. Muchas organizaciones que son libertarias animan a esto. No quieren convertirse en un pequeño cuadro de gente competente ni en un grupo de centros de actividades. Algunas veces hay quien vive en un lugar donde es difícil iniciar ciertas actividades, pero aún apoya las cosas con todo su corazón y se compromete activamente haciendo contribuciones importantes.

Este es un punto -uno de varios- en el que pensamos que las opiniones divergieron en el seno de la AIT. Para ser franca, el comportamiento de les secesionistas me desencantó tremendamente en términos de las implicaciones éticas. De repente, cada sección se convirtió para ellos en un número e intentaron activamente avergonzar a la gente en vez de animarla. Lo que también fue interesante es que para elles no era importante lo que estuvieras haciendo realmente y yo veía que atacaban a mi Sección por nuestras ideas, a pesar de que somos un sindicato activo.

Su nueva Internacional está basada en la ideología, no basada en la práctica como les gustaría que creyeran los demás. Podemos decirlo porque vemos que están acogiendo en su nueva Internacional organizaciones mucho más pequeñas y menos activas (como la FORA u otras). En la AIT hay algunas organizaciones más grandes que eso pero no encajan en su narrativa que es la de presentarla como si se hubieran marchado todas las organizaciones activas. Estoy de acuerdo en que se marcharon las tres más grandes, pero no hay tanta distancia entre la tercera más grande y el resto. Ha habido mucha exageración en este asunto.

Es más, les secesionistas no tienen problema ninguno con las prácticas de la IWW, que permite que se afilien sindicatos internacionales con 15 miembros, un nivel que la mayoría de las Secciones de la AIT sobrepasa fácilmente. Realmente no entiendo que la IWW pueda tener afiliados internacionales de 15 miembros pero nosotres tengamos que tener 150 según la lógica de la CNT.

En mi opinión, lo que esto muestra es que la cuestión de los números no era más que un pretexto, algún tipo de forma simplificada de pensamiento que sustituye a un análisis más meditado. Hay algunas diferencias en las formas de actuar, en la estrategia y en las finalidades. Esto necesitaba discutirse más en la AIT pero el hecho es que cuando necesitamos hacer esto, cuando las cosas se volvieron urgentes, parte del liderazgo ideológico de algunas Secciones ya estaba empujando en otra dirección y, de hecho, tendía a boicotear los debates. Mostraron muy poca voluntad de discutir y, por el contrario, intentaron imponer algún tipo de dominación sobre el resto.

¿Liderazgo? ¿Puedes explicar lo que quieres decir?

Si. El liderazgo ideológico es cuando algunas personas que normalmente son más carismáticas o cuentan con ciertos rasgos inspiran a la gente en una dirección u otra. Por un lado, esto es muy normal porque como sabe la gente de los movimientos libertarios, esto también puede tener efectos muy negativos en términos de la organización y conduce a cierta verticalización. En los movimientos de masas tradicionales, reclutar a la gente se considera importante y a veces aquelles que son capaces de reunir a muchas personas en torno a sí mismes se convierten en líderes de facto. Comienzan por tener una autoridad de algún tipo. El efecto se parece a algunos de los valores del capitalismo. Se convierten en valioses a nivel organizativo como productors y alcanzan otro estatus. Si el mayor valor se pone en el crecimiento y la recluta, entonces la gente puede verse juzgada en términos de éxito o fracaso según los estándares que establecen las personas ambiciosas y esto distorsiona la ética libertaria. Como anarquistas, queremos que todo el mundo sea valorado de manera igualitaria como miembros de la sociedad para contribuir según sus posibilidades y queremos tener en cuenta que las personas tienen diferentes capacidades, animando todo el tiempo a la mejora de sí misme y al compromiso en el desarrollo del bien colectivo.

Me parece que algunas organizaciones experimentaron un desarrollo propio de pequeños grupos de personas que consiguió arrastrar a la gente. Muchas organizaciones consideran esto definitivamente como de valor supremo para la lucha social -después de todo, si quieres ser un movimiento de masas, necesitas una masa. Pero de aquí surgieron diversas patologías, por ejemplo, el trato a aquelles que eran más pequeñes. Esto fue especialmente intenso en la antigua Sección española y terminó en que mucha gente se viera forzada a salir o a dejar la organización.

Subir o salir, como en las corporaciones.

Una cosa que algunes miembres de mi organización solían admirar de la CNT era que había activistas en sitios inesperados, que podías ir muchas localidades pequeñas y encontrar compañeres. Pero la organización cambió las normas de afiliación, elevando los niveles mínimos y esto funcionó como una barrera contra las organizaciones de pueblos y ciudades pequeñas. Consideramos que éste es un cambio a peor.

Fue un duro golpe contra el movimiento.

En nuestra organización realmente tuvimos problemas para integrar a la gente de las ciudades pequeñas y siempre queremos hacer más para facilitárselo a elles puesto que están en desventaja, se sienten aislades y soles. Lo mismo ocurre a nivel internacional donde queremos estar abiertes para aquelles que quieran intentarlo. La AIT muchas veces optó por esta dirección.

Sin embargo, es verdad que el desarrollo no ha sido el más deseable en algunas situaciones y, a lo largo de la historia, la AIT, desde el principio, ha contado con organizaciones que fracasaron a la hora de seguir adelante, que cayeron y desaparecieron. Esto es triste y necesitamos pensar en formas de evitarlo, pero suponemos que el compañerismo que ofrece consejo y muestra ejemplos es más motivador que golpear a la gente.

Has dicho que algunas Secciones estaban yendo en otra dirección ¿puedes explicar qué quieres decir?

Quiero decir que o se convertían más en un sindicato de servicios o iban a convertirse más en representantes de les trabajadors que en organizaciones de naturaleza verdaderamente horizontal. O flirteaban con cierto tipo de posiciones populistas para hacer los sindicatos más neutrales en algunos asuntos, tales como los partidos políticos o temas nacionales.

Siempre tenemos que tener en cuenta que algunas direcciones representan el camino de menor resistencia. En organización sindical la situación puede ser muy diferente en los distintos lugares pero definitivamente puedo hablar sobre mi propia organización. Nosotres somos un sindicato horizontal de acción directa y somos el único de nuestro tipo en nuestro país. La gente está acostumbrada a tener un organizador sindical enérgico que les empuja, les dice lo que hacer o de hecho simplemente toma las decisiones. A veces están contentes de no hacerse cargo elles mismes de ninguna responsabilidad. Por ejemplo, es típico, incluso en algunos sindicatos que se consideran a sí mismos más “alternativos”, que haya un único representante sindical que va a hablar con el jefe y la afiliación real del sindicato es secreta. Les trabajadors quizás se sientan segures porque les jefes no les señalan individualmente como “problemátiques”. A veces les jefes despiden a sus representantes, si estas personas les parece que van a luchar realmente en vez de limitarse a ayudar a les jefes a manejar a les trabajadors y a impedirles que inicien acciones más radicales. En nuestra organización preferimos ir ante el jefe todes juntes, como grupo. Algunes de nuestres compañeres de la AIT incluso se sorprendían al ver que normalmente no enviamos a una o dos personas a hablar educadamente con el jefe, sino que va todo el mundo junto y las discusiones no son tan agradables. Cuando esto ha ocurrido, siempre ha sido efectivo, 100% de las veces, de hecho. A pesar de ello, la mayoría de les trabajadors de Polonia tiene miedo y por lo tanto eligen un sindicato de servicios al que pueden abonar sus cuotas y donde no se espera necesariamente que acepten responsabilidades, hagan cosas o adopten riesgos. Si quisiéramos ser ese sindicato, podríamos. Pero queremos ser otra cosa, incluso aunque sea tan difícil de conseguir. Sabemos que si trabajamos de manera diferente, si nos limitamos a ir a que firme la gente y a decirnos a nosotres que esto es seguir adelante con la revolución, entonces podríamos hacerlo y seríamos varias veces más afiliades, pero se trata parcialmente de una ilusión. Estos tipos de organizaciones van normalmente en la dirección de la profesionalización porque donde no se rotan tareas, donde no cuentas realmente con una base activa, esto está llamado a ocurrir.

La CNT-AIT criticó estas tendencias de la CNT ¿ocurrió en algún otro sitio dentro de la Internacional?

Algunas partes de esa escisión han dejado de ver problema en esto y en su nuevo proyecto internacional el tema de los cargos pagados se contempla de manera diferente. Elles argumentarían que, debido a que son más grandes, es necesario. Esto es debatible. Pero ese tema no es más que la punta del iceberg. Hay mucho otros, tales como si los sindicatos deben funcionar o no dentro del marco legal del estado, donde el estado impone límites estrictos a la actividad sindical, por ejemplo, al derecho de huelga. En nuestro país se trata de un asunto enorme porque el mecanismo de huelga legal fue creado para que fuera muy difícil hacer huelga según la ley. ZSP ha dicho abiertamente, muchas veces, que rechaza esta ley. Hemos tenido unas cuantas huelgas salvajes y las hemos ganado todas. Sin embargo, vemos segmentos de las antiguas Secciones de la AIT, que se han escindido, que mostraron su preferencia por estructuras sindicales legalizadas en centros de trabajo y organizaciones que se vieron implicadas en estructuras colaborativas en el trabajo, lo que socava las luchas. Un ejemplo es FAU que tenía en sus estatutos que no debían participar en comités de empresa. Pero después había cada vez más gente participando en ellos. Justificaban esto como parte de “trabajar en el mundo real” y defendían mucho este asunto, incluso a pesar de que se les preguntó solamente una vez al respecto.

¿Cómo de extendido está esto?

No lo sé. Fuimos a la conferencia de SolFed, quizás hace 4-5 años y en aquella ocasión les compañeres preguntaron a un invitado de FAU sobre el asunto. Había 8 o 9 casos.

De vuelta a lo que quería decir -la narrativa sobre la AIT que les secesionistas han tendido a presentar es que las Secciones pequeñas les “forzaron” a hacer esto o lo otro, pero tal cosa no se sostiene ante el menor escrutinio. Por ejemplo, al ver actitudes hacia los comités de empresa y las pautas colaboracionistas que la AIT rechazaba. Este asunto de hecho escindió a tres organizaciones que estaban en la AIT: la CNT de España y Francia y la USI de Italia. La AIT se vio forzada a tomar posiciones y esto llevó a la gente a tomar partido. La FAU de Alemania incorporó esta postura en sus estatutos pero, más tarde, cambiaron y consideraron que se trataba de una especie de compromiso necesario de “trabajo sindical real”.

Incluso a pesar de que creo que mucha gente está en desacuerdo con estas tácticas y la mayoría no las utiliza en sus Secciones, no hubo una vigilancia real sobre este punto. Sé como fueron las discusiones con un tipo que participaba en los comités de empresa debido a que lo tuvimos en una Conferencia de la AIT e incluso estuvo invitado en mi casa. Personalmente, no estoy de acuerdo con esto y tampoco lo está mi Sección. Pero hacemos trabajo sindical real y siempre hemos querido escuchar a la gente que piensa que necesitar utilizar otra táctica, conocer las circunstancias.

Dicho esto, a veces puede haber una frontera muy fina con relación a las tácticas. Puedes empezar a oler un cambio cuando las tácticas que un tiempo atrás fueron consideradas indeseables se ven normalizadas y en cómo se tratan las discusiones sobre estos temas. Nuestro anterior compañero al que me refería era muy calmado y podía discutir pero, desafortunadamente, algunes se convierten en grandes proponedores de tácticas flexibles. Algunes se vuelven hostiles a todo lo que critique esto, incluso en el marco de una discusión entre compañeres. En mi experiencia, los que iniciaron los movimientos secesionistas eran con frecuencia los más hostiles de todes.

Pudimos observar estas tendencias en España.

Se trataba de la misma tendencia, ya fuera en España o en Alemania. El éxito para elles significa grandes números, el éxito significa tener sindicatos que sean reconocidos en los centros de trabajo, de forma legal, pero esto a veces sin tener en cuenta que pueden estar actuando de manera no diferente a un sindicato mayoritario.

No quiero dar a entender que los sindicatos legales, representativos, puedan ser mejores o peores. Simplemente parece que nuestros modelos organizativos han de ser diferentes, más diversos y no basados únicamente en esta forma de organización. Realmente hay montones de peligros a la hora de cambiarse al sindicalismo representativo.

Los sindicatos que se fueron de la AIT a veces afirmaban que ésta interfería en el desarrollo de las Secciones.

¿Cómo? Si la mayoría de la AIT rechazaba los comités de empresa, entonces ¿cómo se desarrolló su uso? Obviamente las Secciones se desarrollaron de acuerdo a sus propias prácticas, no de acuerdo con ninguna directriz de la AIT. Yo nunca vi tal cosa en la realidad. Si tenemos compañeres que no han desarrollado tanto la práctica, ello no influye en que nosotres desarrollemos nuestra práctica a nivel local.

¿Qué acordó la AIT con respecto a la CNT? ¿Qué pasó y cuál es tu opinión?

Me gustaría dejar de llamar “CNT” a esa organización. Puede dar pie a confusiones. Cuando hay escisiones en la AIT, nosotres hablamos sobre las organizaciones usando más tarde otra denominación, así que me referiré a lo que tu hablas como CNT-R para distinguirla de la CNT-AIT. La AIT acordó que esta organización, cuya sede actual está en Bilbao, no podía seguir siendo su Sección Española y que lo era la CNT-AIT. Es decir, para nosotros, la continuación de la CNT-AIT.

La situación en el seno de esa organización, durante sus últimos años en la AIT, era muy complicada. Es muy difícil dar una imagen completa en tan solo unas pocas palabras. Pero hay varios artículos sobre su cambio.

Comenzaron a aparecer algunos problemas con cómo elles percibían la AIT, comenzando desde su XXIV Congreso. Las Secciones rechazaron sus propuestas tres veces y finalmente decidieron formas de desarrollar la Internacional sin excluir a las organizaciones más pequeñas y de forma que pudiéramos animar a que se desarrollaran nuevas organizaciones. Esto se lleva su tiempo y, francamente, nos hemos visto socavades por esta escisión, pero hay un amplio consenso de que se trata de un plan más positivo en su totalidad.

Seguían volviendo con las propuestas, incluso tras haber sido rechazadas.

Si. Era un tema cuña y, en mi opinión, empujarla produjo la ruptura. Pero este era solo uno de los temas. Desafortunadamente, hablar de ello no consiguió mover a les partidaries más diamantines de estas ideas. Yo, personalmente, hablé muchas, muchas horas con gente que ahora está fuera de la AIT, sobre sus ideas y sobre lo que les gustaría cambiar en la AIT. Como alguien que está implicado en organización concreta, en el centro de trabajo, en la comunidad y en la organización, me interesa que la AIT sea una organización activa que sea relevante para la clase trabajadora pero que también exprese ideas claras y construya de forma que no nos aparte de nuestros objetivos finales. Al principio, pensaba que esas ideas eran principalmente para animar una reforma de la AIT en esta dirección pero que elles iban por el camino equivocado. Más tarde, ya comenzando en 2010, empecé a ver otra cara de esa organización.

En 2010 les ejecutives empezaron a atacar a la AIT.

La historia se puede hacer muy larga, pero si. Me temo que no puedo contarlo todo de manera breve, pero quería señalar que a pesar de estas cosas, nosotres en la AIT desplegamos un alto nivel de solidaridad con los conflictos laborales en España. Creo que yo misma debo de haber organizado al menos una docena de acciones de solidaridad por un sindicato que, más tarde, declaró inútil a la AIT.

Unos cuantos sindicatos de la CNT-R resultó que iban en una dirección diferente y realmente hicieron cosas problemáticas. La mayoría ha resultado ser en contra de otres compañeres de España.

Sentimos que entre el X Congreso de CNT (2010) y el XXV Congreso de la AIT (2013), la antigua Sección española tuvo algunos problemas reales. Con anterioridad al Congreso habíamos tenido noticia de algunos problemas en el seno de la organización pero, por supuesto, nos limitamos a desearles lo mejor a todes les compañeres, que pudieran arreglar estos asuntos y que devolvieran a la organización a su vía. Quizás no quisimos rendirnos. Pensamos que realmente, en el tiempo anterior a este Congreso, la AIT había comenzado a salir adelante de varias formas. Mejor coordinación, más acciones y actividades en centros de trabajo. Pensábamos esto a pesar de los problemas porque sentíamos que la solidaridad podía superarlo.

Ya había problemas graves en España pero probablemente les compañeres también pensaron que podrían superarlos.

El Congreso nos mostró que algunas Secciones querían dividir la AIT y uno de los factores principales fue la dirección de la CNT. Vimos una organización muy dividida, con parte intentando absorber a la AIT y la otra parte (realmente bastante numerosa en el Congreso) aplaudiendo a les delegades de la AIT mientras explicaban sus posturas.

También vimos el acoso y el agobio al que se enfrentaban algunas personas, lo que era inaceptable para nosotres, especialmente en un Congreso de la AIT. Tras el primer día de Congreso, mientras que la mayor parte de la AIT comían juntes en un sitio, les delegades de la FAU estaban en otro intentando debatir una escisión con algunes delegades de CNT y USI. Ya se había escrito en la pared y la situación se deterioró seriamente a partir de ahí.

Fuimos elegides Secretariado en dicho Congreso y vimos cómo esta situación iba a afectar nuestro trabajo, aunque intentábamos seguir adelante con la tarea para la que habíamos sido mandatades.

Podíamos ver que la situación en el seno de la CNT se iba empeorando, a pesar de las afirmaciones de que estaba creciendo, por lo tanto, mejorando. Se hizo muy claro que para hacer despegar la transformación de la organización, la facción reformista de CNT, a falta de una palabra mejor, necesitaría llevar a cabo más purgas y, en este punto, las amenazas de expulsión se hicieron muy frecuentes. Se consideraba como un tipo de interferencia el preguntar al respecto y originó muchos problemas prácticos. Por ejemplo, que les compañeres de la AIT no siempre sabían quién estaba dentro, quién estaba fuera y por qué.

No todo el mundo tenía noticia de estas cosas -solamente las personas con algunos contactos personales con compañeres. Ello debido a que la comunicación oficial de la AIT es lo que se envía por les Secretaries de las organizaciones, lo que se supone que evita el abuso, pero no siempre funciona así. Conozco al menos una situación en la historia de la AIT en la que un Secretario actuaba de forma anti-estatutaria y la gente se alejó de la AIT porque no podían comunicarse con ella.

Comenzamos a tener un problema grande con la comunicación, ya que tuvimos sucesivos Secretarios en España que estaban en la facción R y en el momento del XXV Congreso, hubo un problema enorme con la ejecutiva de España. No se recibían las cuotas de la AIT y siempre había respuestas extrañas relativas a cuándo se pagarían. Acabábamos de acordar nuevos procedimientos en la AIT que significaban que se consideraría la desafiliación de las Secciones si éstas no pagaban. Durante conversaciones personales con compañeres, pregunté lo que estaba pasando y la respuesta fue sorprendente. Les compañeres, por supuesto, habían pagado sus cuotas, peo no tenían ni idea de lo que estaba pasando debido a la imposibilidad de obtener informes económicos. Ya que el Secretariado de la CNT no estaba haciendo lo que estaba mandatado para hacer, algunos sindicatos de la CNT comenzaron a hacerse cargo ellos mismos de escribir a la AIT y obtener confirmación de que no se estaban pagando sus cuotas e información sobre el tiempo que esto llevaba ocurriendo.

Puesto que se habían apropiado indebidamente de este dinero y la información era incorrecta, les compañeres intentaron revocar a esta gente pero sin éxito. Solo después de algún tiempo y de mucha comprobación y presión, se reconoció de manera oficial que la ejecutiva había estado robando el dinero de les trabajadors.

En cualquier organización puede haber problemas -pero lo importante es cómo los manejamos y asegurarnos de que no vuelvan a ocurrir. Por lo que yo sé, ésta fue una ruptura muy sería ya que la facción R se ha visto implicada en varios de estos incidentes y les miembros de las bases se han visto a menudo desanimades a la hora de demandar resoluciones. Por ejemplo, los sindicatos de Andalucía que expusieron la corrupción se salieron y más tarde, la Regional intentó desafiliar a aquellos que aún mantenían acciones conjuntas con ellos. Es muy difícil no tener una opinión al respecto. Como dice une de les compañeres de CNT-AIT, debe llegarse a un punto donde trazar la línea. Pero si se sigue trazando la línea más y más lejos, llega un momento en que ni siquiera ves ya línea.

Un compañero de CNT-AIT dijo recientemente que esa gente, al parecer, está intentando destruir el anarcosindicalismo. Yo dije que no pueden hacerlo si la gente no les deja. Porque es una idea fuerte que llevamos en nuestras mentes y nuestros corazones y necesitamos luchar por ella.

Cuando hablo de luchar por el anarcosindicalismo, quiero decir que hay que llevarlo a cabo a varios niveles. Primero, si somos series, seamos series. Tenemos que contar con organizaciones comprometidas. Esto significa esfuerzo, esto significa mejor organización. Estamos luchando por nuestros ideales, así que necesitamos que la otra gente vea a personas que se organizan y obtienen ciertos efectos. La gente creerá en nuestras ideas más cuando vea a otres que viven con ellas y cuando puedan ver los efectos prácticos. Esta es un área en la que realmente podemos mejorar todes y espero que esto ocurra.

La otra cosa es que siempre tenemos que evitar la tentación de simplemente usar los mismos métodos que los demás o dejar que sus prácticas nos invadan. Supongo que algunas personas cuyas organizaciones son más verticales de lo que deberían ser y ven esto, intentan convencerse a sí mismos de que les irá mejor, pero se pueden ver en una situación mucho peor. Exactamente igual que les marxistas intentaron convencer a les trabajadors de que el Estado iría desapareciendo gradualmente, algunes de les líderes de los sindicatos reformismtas piensan que, después de un tiempo, les trabajadors aprenderán y los comités se desvanecerán. Pero la gente tiene que estar activa desde el principio. Los comités, ejecutives y profesionales no van a desvanecerse.

Dos preguntas más, compañera. Primero, las demandas actuales presentadas contra algunos de los sindicatos de CNT-AIT.

Es una desgracia y un ejemplo de la bancarrota ética de la ejecutiva de la CNT-R el propio contenido de las denuncias. Habrá un texto separado sobre este tema.

La CNT-R esta participando en la formación de una nueva Internacional ¿qué piensas al respecto?

No me gustaría pertenecer a la misma, así que estoy contenta de poder elegir. Ahora hay unas cuantas internacionales entre las que elegir y resulta que algunes de les miembros o miembros potenciales de esta nueva organización ya están en más de una. Como yo lo veo, es que hay tipos que se afilian a todo tipo de cosas diferentes, lo conciben como una forma de tener más contactos sin ningún pensamiento más profundo al respecto. Si esto no molesta a nadie, bien -pero debería suscitar preguntas sobre por qué no se limitaron a fusionar esta iniciativa con la Coordinadora Rojinegra.

Personalmente no me gusta la forma en que se refieren a la AIT y veo que ya están intentando llevarse algunas cosas que estábamos haciendo así que puede haber algún problema en el futuro. Pero esta no es la primera estructura internacional del mundo y las otras no están precisamente florecientes. Creo que deberíamos gastar menos tiempo pensando en esto y más tiempo poniéndonos en forma. No obstante, si esta nueva internacional quiere dar a entender que es la AIT, eso ya sería otra historia y tendríamos que tratarlo de una u otra forma.

30 de abril de 2018

Language: 

Section: 

Content type: